El origen del nombre de Mencía es incierto. Las primeras referencias documentadas aparecen en Navarra, el pirineo aragonés y norte de Castilla. El origen más fiable dadas estas referencias, apunta a que proviene de la palabra mendia”, que en euskera significa “monte”. Pero la referencia histórica más curiosa  apunta a que sería una abreviación de la expresión el dulce nombre de María en latín Nomen Dulcis María, de la que se tomarían las últimas sílabas MEN-CÍ-A para formar este peculiar nombre. Es curioso porque al ver la carita de esta preciosa niña uno muere de ternura, la sonrisa de Mencía es más dulce que un algodón de azúcar. Sus papis no podían haber elegido un nombre mejor para ella.