Hay personas que son dignas de una portada en revistas tan prestigiosas como “Time” o “Life”. Quizá no posean una multinacional, no salen en películas producidas por Hollywood, de hecho, es probable que no sean conocidas más allá de su círculo familiar, pero estoy segura de que fotógrafos de la talla de Diane Arbus, Richard Avedon o Annie Leibovitz estarían encantados de tenerles como modelos. En mi trabajo conozco a todo tipo de personas: extrovertidas, tímidas, divertidas…pero encontrar a alguien con una mirada especial ocurre muy poquitas veces. Lavinia tiene esa mirada, atraviesa la cámara y te cuenta su vida sin decir ni una sola palabra. Transmite serenidad y dulzura pero al mismo tiempo una fortaleza sobrecogedora.