Normalmente las sesiones newborn son algo movidas: los bebés lloran porque se les cambia de lugar, hay que parar la sesión varias veces para que la mamá le dé de comer o que le cambien el pañal… cada bebé es un mundo!!! Unos comen y duermen durante toda la sesión. Otros después de comer no vuelven a cerrar los ojos en toda la sesión. Es que son tan pequeñitos (las sesiones de newborn se realizan durante los primeros 15 días de su nacimiento) que no entienden un “mira a cámara”, un “cierra los ojitos”, un “gira la cabeza hacia la derecha” o “ponte la manita bajo la barbilla”. Las sesiones de recién nacido duran entre 2h-3h. La paciencia es el elemento principal de este tipo de reportaje, tanto para mi como para los papis. Lion es del tipo de bebé que se tranquiliza en brazos. Creo que es la sesión que más fotos he hecho con un bebé mientras estaba en brazos de su madre, padre y hermano. De esta forma, la sesión no ha sido exclusivamente del bebé sino mas bien de toda su familia junto a él. Al ver sus fotos me he dado cuenta de una cosa, la cara de sus padres y de su hermano son realmente expresivas, hablan de amor puro. He llegado a una conclusión: quizá las fotos de bebés deberían centrarse más en sus acompañantes. La familia de Lion se desvive en gestos de cariño y mimo, irradian felicidad.

Gracias Lisa por contactar conmigo y presentarme a tu tierna familia.