La boda de esta pareja fue íntima y perfecta. Cada detalle estaba hecho con gusto y el ambiente era muy agradable, no sólo por el gran equipo del restaurante “Donde Marian y Miguel”, sino también por la calidez de todos los invitados. La boda transcurría con normalidad hasta que la madre del novio pide atención y comienza a narrar una historia preciosa. Creo que fue uno de los momentos más emotivos día.  En su historia nos contaba a los allí presentes que lidia&paris tenían antepasados que se cruzaron en el camino, sus apellidos se encontraron muchos años atrás. Se ayudaron durante ese tiempo y después ambas familias volvieron a distanciarse. Varias décadas después, lidia&paris se conocen, en  otro lugar y en otra época distinta a la de sus antepasados, enn un “hoy”, en una “Ibiza de ahora”. El azar los puso ahí para quererse y ayudarse como en otros tiempos ya hicieron sus familias. En la preboda me contaron sus anécdotas familiares. Pensé que no debía ser nada fácil organizar a 6 personitas de varias edades en un almuerzo , un simple desayuno debía ser un verdadero caos. Pero, después de conocer a la familia al completo, entendí que cuando están juntos sólo se ve muchísimo amor y el caos pasa a un segundo nivel.

Gracias lidia&paris por enseñarme el lado más tierno del caos.