Vamos a hablar de amor. Y no me refiero al amor de las películas Disney donde todos es maravilloso y hay purpurina  en cada escena romántica. No, hoy os voy a hablar del amor real. Cuando uno ama de verdad apoya al otro sin miramientos, se juntan las manos bien fuerte y se dice “podemos hacerlo, yo te ayudo!”. Cuando uno ama con todo el alma cualquier problemilla que surge en la pareja se soluciona por todos los medios, la empatía se convierte en el arma más poderosa de toda relación. Cuando uno ama con el corazón cede por el otro en cosas que a uno quizás no le gusten, consiguiendo un equilibrio casi perfecto capaz de sostener años y años de convivencia. Carmen&Fran son el ejemplo vivo del amor verdadero. Estoy convencida de que han compartido muchos momentos llenos de felicidad pero también han vivido muchas situaciones críticas que les han hecho unirse cada día más.  El devenir de la vida les ha dado más de un revés en las circunstancias más inesperadas pero han sido fuertes, han sabido superar cualquier adversidad con creces. El amor que existe entre ellos es poderoso, más que ningún otro que haya conocido.

Gracias por ser mis abuelos y enseñarme tanto de tantísimas cosas. Os quiero.