Cuando llegan a mi estudio casi recién “salidos del horno”, sólo tienen fuerza para comer y dormir. Son diminutos y extremadamente frágiles. Son nuevos en este mundo y conservan esa magia de recién llegados. En las fotos aparecen con los ojitos cerrados y acurrucaditos entre mantas. Y, de repente, aparecen con un mes y ya han cambiado!!! Cómo puede cambiar tanto una personita en tan poco tiempo??? No sólo son más grandes y más gorditos también empiezan a estar mucho más despiertos que cuando tenían 7 días de nacimiento. Alguna vez echan una cabezadita pero lo normal es que aguanten toda la sesión bien despiertos. Estas sesiones son geniales porque los bebés empiezan a gesticular cuando escuchan a sus mamás.

La etimología de Sofía proviene de la palabra sabiduría que, como la mayoría de nombres que se conocen en castellano, tiene origen griego. Puede que haya un detalle que no conozcas: Sonia significa lo mismo, es un diminutivo que procede de la lengua eslava.