Tengo la suerte de vivir en una de las islas más bonitas del mundo. Por desgracia Ibiza es más famosa por sus fiestas y sus discotecas que por la belleza de sus paisajes. Pero si tuviera que elegir me quedo sin ninguna duda con la isla amable,  con la que nos ofrece un sinfín de posibilidades sin tener que trasnochar o gastar el sueldo de un mes en 3 días. Ibiza nunca dejará de sorprenderme. Siempre hay algo nuevo por descubrir, un nuevo sendero en mitad de un lugar que ni imaginaba o una calita  de agua cristalina más parecida a la de un río que a la del mar. Me encanta cuando me proponen lugares nuevos para hacer sesiones. Siempre lo digo: prefiero ir a un lugar donde el cliente se sienta cómodo y le guste, a uno que yo le recomiende, a menos que la luz y la hora sean incompatibles. Cuando el modelo elige cuál será el espacio de la sesión, a veces me descubren lugares nuevos para mi,  es como si compartieran conmigo pequeños secretos, lugares escondidos que no se encuentran en los mapas que regalan en la oficina de turismo. Al principio me sorprendía mucho las referencias que tenían los pageses para ubicar ciertos sitios. Cuando el cliente elige el espacio para su sesión de fotos y me explica que la locación está cerca de un camino junto a una piedra pintada de añil, mi entusiasmo es máximo. Hacer fotografías en espacios nuevos siempre conlleva cierto riesgo pero al mismo tiempo esa misma novedad es muy emocionante. Natalia&Rafa compartieron su secreto conmigo. Su rinconcito especial está cerca de una de esas piedras pintadas de las que antes comentaba. El desvío de la carretera principal es mínimo y en cambio uno parece adentrarse en el cuento de “Alicia en el país de las Maravillas”. Un espacio atemporal donde ellos encarnan al Sombrerero, ellos son los que deciden en su pequeño país de las Maravillas cuándo es la hora del té, de bailar y de reír.  Al ver el trabajo final de esta sesión de fotos entiendo perfectamente por qué este lugar es único para ellos.

Gracias natalia&rafa por compartir conmigo vuestro rinconcito secreto.